Experto: China podría volver a la normalidad prepandémica tras marzo de 2023

Ante la creciente propagación del coronavirus tras la retirada de múltiples de las restricciones de la política nacional de ‘cero covid, Zhong utilizó como ejemplo el actual brote en Cantón (sureste) y avanzó que su pico llegará a finales de enero -fecha en la que se celebrará el Año Nuevo chino, principal época festiva del año- o mediados de febrero.

Aunque el experto calificó de “altamente improbable” que el Gobierno limite los desplazamientos durante ese período tal y como ha venido haciendo en los últimos tres años, sí recomendó a los chinos que se pongan dosis de refuerzo de las vacunas anti-covid para aumentar su nivel de protección antes de viajar a sus lugares de origen para participar de las tradicionales reuniones familiares.

Zhong también exhortó a los ciudadanos a seguir llevando mascarillas y a no comprar cantidades excesivas de medicamentos por pánico, tal y como se ha visto recientemente en múltiples ciudades del país.

En los últimos días, la prensa oficial ha comenzado a minimizar el riesgo de la variante ómicron a través de numerosos artículos y entrevistas a expertos, un giro de argumento que acompaña a la relajación de algunas de las medidas más estrictas de la política de ‘cero covid’, vigente desde hace casi tres años.

Las autoridades ya han afirmado que se dan las “condiciones” para que el país “ajuste” sus medidas en esta “nueva situación” en la que el virus provoca menos muertes, aunque también han anunciado un plan para acelerar la vacunación de los ancianos, uno de los grupos más vulnerables pero a la vez más reticentes a inocularse.

El Ejecutivo permitirá aislarse en sus casas a los infectados asintomáticos o con síntomas leves -hasta ahora era obligatorio el traslado a un centro de cuarentena- e indicó que ya no será necesario tener una prueba negativa de covid para entrar en la mayoría de lugares y establecimientos, con excepción de hospitales o escuelas.

Los cambios llegaron después de que el hartazgo ante las restricciones cristalizase en protestas en diversas partes del país tras la muerte de diez personas en un edificio aparentemente confinado en Urumqi (noroeste), con consignas como “no quiero PCR, quiero comer” o “devolvedme mi libertad”.

El Gobierno defiende que ha salvado millones de vidas mediante el ‘cero covid’, que consiste en el aislamiento de todos los contagiados y sus contactos cercanos, estrictos controles fronterizos, confinamientos parciales o totales en los lugares donde se detectan casos y pruebas PCR constantes a la población urbana.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *