Milicia palestina entrega cuerpo de civil israelí sustraido en Cisjordania

“Tras los esfuerzos de las fuerzas de seguridad y en coordinación con las fuerzas y autoridades de seguridad palestinas, el cuerpo del israelí que murió en un accidente automovilístico en la urbe de Yenín está siendo transferido a su familia en Israel”, informó en un comunicado el Ejército israelí.

El cadáver del fallecido, Tiran Fero, un joven árabe-israelí de una localidad con mayoría de habitantes de religión drusa de Israel, fue requisado por miembros de la Brigada de Yenín -una amalgama de milicias que operan en la ciudad- en un centro hospitalario donde se le había ingresado tras un grave de accidente de coche.

Los milicianos palestinos pensaron que era un soldado encubierto que se infiltró en Cisjordania, ya que los drusos suelen realizar el servicio militar en Israel, pero era un estudiante de secundaria que entró en la zona con un amigo para reparar un problema en el coche.

A cambio del retorno de su cadáver, la Brigada de Yenín pedía que Israel devolviera los cuerpos que retiene de palestinos muertos en incidentes violentos.

Las autoridades israelíes mantienen retenidos actualmente los cadáveres de 117 palestinos, concretaron a Efe fuentes del Centro de Derechos Humanos y Ayuda Legal de Jerusalén (JLAC).

El primer ministro saliente israelí, Yair Lapid, expresó sus condolencias a la familia y a la comunidad drusa por la muerte de Fero, mientras que el titular de Defensa, Beny Gantz, agradeció los esfuerzos de coordinación hechos por la Autoridad Nacional Palestina (ANP) para la devolución del cadáver.

“Me gustaría felicitar a la Autoridad Palestina por tomar medidas para devolver Tiran Fero, de bendita memoria, a su familia. Esta es una medida humanitaria básica tomada tras un incidente horrible”, declaró Gantz.

El robo del cadáver generó también gran indignación entre la población drusa de Israel y en la localidad de donde procedía el joven, Daliat al Carmel, hubo una manifestación para pedir el retorno del cuerpo.

En el pasado, las milicias palestinas han secuestrado israelíes, vivos o muertos, para negociar la liberación de prisioneros palestinos y la devolución de los cuerpos de combatientes muertos.

El martes, Fero y otro israelí entraron a Yenín. El acceso a esta localidad, como el resto de ciudades cisjordanas bajo control palestino, está vetado a civiles israelíes, pero sí se suele permitir la entrada a población árabe-israelí.

La violencia entre Israel y los palestinos se ha recrudecido desde marzo, con ataques de milicianos y sangrientas redadas casi a diario por parte del Ejército israelí, especialmente en Yenín y Nablus.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Generated by Feedzy