“Latidos del Océano”, el mural español que pide a la UE que proteja los mares

El mural, que ocupada toda la fachada de un edificio de nueve plantas, recrea la forma de un corazón humano a partir de elementos marinos como, por ejemplo, peces, corales, olas, estrellas de mar o tortugas, estampados sobre un fondo azul, donde se puede leer en inglés el lema “Salvemos los océanos para salvar el clima”.

Esta acción es una iniciativa de la organización ecologista Our Fish (Nuestro Pescado), pero el diseño artístico del mural ha sido obra del grupo Boa Mistura, un equipo de artistas callejeros de Madrid, que llevan desde 2001 pintando en el espacio público.

En conversación telefónica con Efe desde Madrid, Pablo Ferreira, uno de los miembros fundadores del grupo, explica que, en este caso, el objetivo de su trabajo era llamar la atención del comisario europeo de Medio Ambiente y Océanos, el lituano Virginijus Sinkevicius.

“Al principio, diseñamos este dibujo a escala pequeña para hacer un póster, pero luego nos pidieron que lo pintáramos a mano como un mural en una de las arterias principales de Vilna, que es la ciudad donde vive Sinkevicius”, indica.

Ferreira asegura que el comisario vio el dibujo y, de hecho, publicó una foto de él en su cuenta de Instagram aunque, para el artista español, ahora “el siguiente paso sería que tomara acciones en la línea de lo que expresa el mural: proteger la biodiversidad marina y acabar con la sobreexplotación de los océanos”, asevera.

“Esperemos que no se quede solo en una foto bonita para sus redes sociales, sino que también le haya impactado y que influya en su toma de decisiones”, añade Ferreira.

Este pintor, junto a sus compañeros del grupo artístico Boa Mistura, también ha aprovechado la confección del mural para enviar hoy una carta abierta a Sinkevicius, donde recuerdan al comisario que el océano es un gran absorbente del calor provocado por los humanos, y que si estos desaparecieran, el calentamiento global aún sería más extremo.

Es por ello que, en la misiva, insisten en la necesidad de “acabar con la pesca que está destruyendo los océanos”, en alusión a las capturas de gran calado, al mismo tiempo que piden una “transición justa” para las personas que trabajan en este sector.

“Terminando con la sobreexplotación y restaurando la salud de los océanos, mejoramos nuestras posibilidades de que exista un futuro para la humanidad. Esto suena fuerte, pero es lo que hay en juego”, sentencian los pintores.

Con todo, Ferreira también pone en valor el hecho de haber sido capaces de pintar un mural que transmita este mensaje “en unas condiciones tan adversas” durante el pasado otoño en Lituania, teniendo que hacer frente, según cuenta el artista, a nevadas constantes y a una temperatura media diaria de 5 grados bajo cero.

“Sin embargo, vale la pena mojarte y dejarte la piel para pintar este mensaje tan importante. Todos nuestros trabajos tienen una vertiente social, tratamos de que estén orientados a construir una sociedad mejor”, concluye Ferreira.

Según el pintor español, el arte callejero es una herramienta perfecta para lograr este objetivo de concienciación, puesto que, a su juicio, “logra una conexión muy importante con el espacio de la ciudad y con el público que lo ve”, afirma.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *