El Gobierno italiano rechaza aplazar la vuelta a clase como piden directores

“El Gobierno ha tomado una decisión clara: reanudaremos el 10 con las nuevas normas que garantizarán mayor seguridad”, aseguró con rotundidad el subsecretario de Educación, Andrea Costa, en una entrevista publicada este viernes en el Corriere della Sera.

El Ejecutivo que preside Mario Draghi aprobó este miércoles las nuevas reglas sobre cuarentenas para el regreso a las aulas, que en guarderías y escuelas infantiles serán de diez días y obligatorias para todos los niños con un positivo en clase, una medida mucho más dura que la prevista para otras franjas de edad porque Italia solo está vacunando a los mayores de 5 años.

“No se trata de discriminación, sino de situaciones diferentes debido a las vacunas. La campaña de vacunación para el grupo de 12 a 19 años ya ha comenzado hace tiempo. Más del 70 % está vacunado. Con coherencia podemos aplicar normas diferentes”, explicó Costa.

En las escuelas de primaria, se mantendrán las clases presenciales con la obligación de que los alumnos se realicen una prueba de coronavirus si hay un positivo, pero con dos o más casos todos tendrán que realizar una cuarentena de diez días.

Y en la educación secundaria, solo se mantendrán las clases presenciales con un positivo, aunque con la exigencia de que los alumnos se realicen una prueba y utilicen la mascarilla FFP2; mientras que con dos solo las podrán seguir los vacunados o que hayan pasado la enfermedad en los últimos cuatro meses, o los que hayan recibido la dosis de refuerzo; y si hay tres todos los alumnos continuarán en remoto.

Costa reconoció que con las nuevas normas hay un mayor riesgo para los más pequeños de volver a la eduación online, pero se mostró confiado en que “para los niños se alcance un buen nivel de vacunación. También porque los últimos datos hospitalarios demuestran que la vacuna sirve para protegerlos a ellos primero”.

Sobre la petición de los directores escolares, el subsecretario destacó que “el objetivo del Gobierno ha sido siempre, desde el principio, garantizar la presencia en la escuela. En ello continuamos”.

Este jueves, unos mil directores escolares de Italia enviaron una carta a Draghi y al ministro de Educación, Patrizio Bianchi, en la que apuestan por las clases en remoto durante al menos dos semanas, al tiempo que consideran fundamental aumentar la campaña de vacunación y reducir los contagios antes de permitir la vuelta a las aulas.

En su opinión, “no se dan las condiciones de seguridad para abrir las clases” y argumentan que hay un gran número de docentes suspendidos por no acatar la obligatoriedad de la vacunación que ha impuesto el Gobierno y también personal que ha dado positivo “que no podrá ser reemplazado de inmediato”.

“Lo mismo se decía para médicos, enfermeras, agentes de la ley. Me parece que al final la alarma se ha reducido”, explica Costa.

Según el diario Il Messaggero, unos 80.000 profesores y otros miembros del personal educativo se encuentran actualmente en aislamiento, por lo que el próximo lunes faltaría una media de 10 trabajadores por cada escuela, lo que de hecho obligará a reducir los horarios y en muchos casos a comenzar las clases online, según el diario.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *