Francia ordena disolver el grupo ultra Liga de Defensa Negra Africana

“Sus acciones alteran el orden público”, dijo Darmanin en un mensaje en Twitter en el que anunció que ha lanzado el procedimiento para poner fin a ese organismo.

La LDNA, fundada en 2017 y activa desde 2018, se define como un “movimiento revolucionario para la defensa de los derechos de los afrodescendientes y de los africanos” a través de “acciones sociales y humanitarias” contra quienes en su opinión participan en el racismo contra los negros.

En Facebook tiene casi 293.000 seguidores y en Instagram suma unos 92.100 abonados.

Este sábado, una treintena de sus integrantes entraron por la fuerza en la alcaldía de Val-de-Reuil, en el norte de Francia, y tiraron además harina al alcalde, el socialista Marc-Antoine Jamet, tras una semana de tensión en esa localidad provocada inicialmente por una pelea entre dos niños, uno de origen kurdo y otro africano.

Los respectivos padres se implicaron en esa riña y llegaron a las manos: el progenitor kurdo acabó en el hospital y el otro hombre fue detenido, según recuerda el semanario Nouvel Obs en su edición digital.

LDNA denunció este lunes en Instagram que la alcaldía local no había hecho nada para frenar una manifestación de miembros de la comunidad kurda contra “los negros” y apuntó que Jamet tampoco quiso recibirlos cuando sus representantes intentaron reunirse con él para hallar una solución.

Fue entonces cuando, según su versión, acudieron a la alcaldía y a la explanada donde el regidor acabó “enharinado”, pero la organización negó que uno de sus miembros agrediera físicamente al hombre.

No es la primera vez que la LDNA ejecuta acciones de amplia repercusión mediática. En marzo de 2019, por ejemplo, medio centenar de personas impidieron la representación de la obra de teatro “Les Suppliantes” en la Sorbona porque sus intérpretes, blancos, iban con la cara pintada de negro como si fueran de ese color.

En junio de 2020, el partido ultraderechista Agrupación Nacional pidió su disolución tras una manifestación organizada ante la embajada estadounidense contra la violencia policial, que según esa formación política instrumentalizó la muerte del afroamericano George Floyd en Mineápolis (EE.UU.) y sirvió para fomentar el odio.

El Gobierno francés recurre a la disolución de organizaciones cuando ve amenazados el orden público o los valores republicanos. El pasado marzo acabó con el grupo ultraderechista Génération Identitaire, en su momento uno de los más activos de Francia y conocido por sus acciones contra los inmigrantes.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *